Hidratación Preventiva: Verdades Médicas vs. Mentiras Corporativas (Parte 1)

La doctora Stacy T. Sims (2017) afirma que hay dos bandos en la discusión sobre la hidratación en la medicina deportiva: los que creen en la hidratación intuitiva o reactiva, es decir, beber sólo cuando sientes sed, y los que creen en la hidratación preventiva, beber antes de sentir la sed. 

CONSEJOS NUTRICIóN - 13-02-2020

El segundo bando, el de la hidratación preventiva, ha perdido credibilidad debido a ciertas mentiras propagadas por la industria de las ‘sports drinks’ como Gatorade y Powerade, las cuales llevaron a casos severos de maratonistas hospitalizados que sufrieron incluso de ataques epilépticos por sobrehidratación.

En este artículo queremos discutir las peligrosas consecuencias clínicas de sobrehidratarse durante el ejercicio si se sigue a ciegas el consejo de los ‘Mad Men’ corporativos del fitness. Sin embargo, también queremos hablar de la real ciencia tras la teoría de la hidratación preventiva, para ofrecer una visión más objetiva de esto.

El paciente cero de una enfermedad extraña

Tim Noakes, profesor de ciencia deportiva de la UTC en SurÁfrica, cuenta cómo en 1981 tuvo que lidiar con una paciente que se sacudía, inconsciente, con ataques epilépticos, al ser retirada del Maratón Comrades en Durban en el kilómetro 70. Unas horas después, tuvo que hacer algo siempre castrante y doloroso para un médico: decirle a la chica que después de todos los exámenes, no tenían idea de lo que le había ocurrido.

Esa chica fue la “paciente cero” de una patología con un nombre muy complicado: Encefalopatía Hiponatrémica relacionada al ejercicio. Pero no importa el nombre científico, importa lo que ocurre en el cuerpo y porqué. 

Resulta que el balance de los minerales en el cuerpo, incluida la concentración de sodio en la sangre, es una proporción muy delicada, una de las proporciones monitoreadas y mantenidas con más cuidado por nuestro cuerpo. El valor normal de sodio en la sangre es de 140. Los valores de la paciente cero eran de 114, lo cual, según Noakes, implicaba que algo había salido “trágicamente mal”. 

¿Qué ocurrió con el sodio en la sangre de la chica? Se diluyó en el exceso de hidratación (Noakes luego habla de casos con hasta 6 litros de sobrehidratación) y la chica  se desmineralizó de manera crítica. 

El lado oscuro de las ‘Sports Drinks’

Noakes y su equipo, en 1991, publicaron sus estudios al estudiar varios atletas, en el mismo maratón, por el curso de una década, y pensaron que el público entendería que la sobrehidratación era un peligro. 

El problema fue que, al mismo tiempo, las campañas de marketing de las empresas que vendían ‘power drinks’ publicaban “investigaciones médicas” con información absolutamente falsa apoyando el consumo de cantidades extremas de agua o, preferiblemente, por supuesto, de las ‘sports drinks’ que ellos vendían.

Éste no es el único caso, obviamente, de compañías fomentando la difusión de información médica falsa. La dieta cetogénica desmintió la supuesta necesidad de carbohidratos en la nutrición, el ayuno intermitente desmintió la mentira de que se acumula grasa si no se come con frecuencia, y un curioso y reciente caso es el de Yosunori Ohsumi, premio nobel en medicina/fisiología del 2016, con su descubrimiento clave de que el cuerpo produce su propia proteína durante la autofagia. Pero, por supuesto, el público en general no se ha enterado al respecto porque, ¿qué empresa productora de batidos de proteínas quiere que sepas que con un protocolo particular de nutrición, ya nunca necesitarás sus productos?

COMPARTIR ESTA NOTA