CONSEJOS TéCNICAS

Errores de postura: Retrasarse en el sillín

 En el artículo anterior discutíamos que muy pocos ciclistas se encuentran en perfectas posiciones posturales o respetan sus propios paramorfismos.

Lo que ocurre con la mayoría de ciclistas amateur son sutiles errores en su posición, los cuales, al someterse a un esfuerzo intenso o por superposición de malos hábitos generales de postura en su vida diaria, lo llevan a adoptar progresivamente una postura incorrecta sobre la bicicleta que no logra modificar y cuyas causas no comprende.

 

En la literatura clínica esto se considera como “posturas dinámicas” que son consecuencia de:

1)      Componentes de la bicicleta con colocación o dimensiones erróneas, o también

2)      Parámetros de posición equivocados que obligan a la cadena cinética (link de interés) a adaptarse usando una dinámica incorrecta e incómoda.

En el artículo anterior cubrimos el error de adelantarse demasiado en el sillín. Ahora revisaremos el error opuesto, retrasarse en exceso y quedar fuera del sillín:

 Postura errónea 2: Retrasada fuera del sillí

FALTA LA FOTO

Esta postura se puede producir en subida, o en llano durante desarrollos largos. El ciclista atrasa la pelvis para lograr un pedaleo más eficaz. Al hacerlo, sin embargo, la parte interna de los muslos se comprime por el cuerpo del sillín, el cual se ensancha en la parte posterior, con las consiguientes molestias.

En ciclismo de montaña, esta postura provoca pérdida de adherencia de la rueda delantera en las subidas exigentes (18-25%) a causa del desequilibrio ponderal sobre la rueda trasera. El ciclista se siente forzado a proseguir a pie. También, en ciertos casos se puede producir la elevación de la hemipelvis del miembro en extensión.

Las causas que pueden llevar a un ciclista a esta postura son:

·        Un sillín con altura insuficiente (ángulo muslo-pierna entre 35-45°). El ciclista se atrasa sobre el sillín para alejarse de los pedales, simulando mayor altura del sillín.

·        Retroceso escaso del sillín. En la subida, al reducirse el ritmo de pedaleo y la velocidad de la bicicleta, el ciclista, quien presenta aquí una rodilla adelantada respecto a la línea vertical sobre el borde delantero de la biela, trata de atrasarse sobre el sillín buscando un rendimiento más óptimo.

·        Una distancia sillín-manillar reducida (codo por encima de la rodilla en la posición del Dr. Haushalter, vista en el siguiente diagrama). Usualmente el ciclista realiza cierta tracción contra el manillar al colocar sus manos sobre la parte horizontal. En cambio, si su posición sobre la bicicleta es excesivamente “corta”, se retrasará sobre el sillín.


COMPARTIR: